Beneficios de la actividad física

Cuando hablamos de actividad física seguro se nos vienen a la mente muchas cosas diferentes. Éste es un término muy general, que engloba una gran cantidad de disciplinas y actividades. Pero, si de algo podemos estar seguros es que, sin importar el ejercicio que hagamos, los beneficios de la actividad física son una realidad. Por lo cual, cualquier persona debería ejercitarse al menos dos o tres veces por semana.

Los beneficios de la actividad física se reflejan, más que nada, sobre la salud de tu sistema cardiovascular. Sin embargo, las buenas noticias no sólo se quedan allí. Mantenernos activos físicamente trae con sigo una serie de ventajas para nuestra salud física, emocional y social.  Ventajas que sin lugar a dudas nos harán gozar de una mejor calidad de vida.

Para que puedas notar una mejoría, es necesario mantenerse constante. Luego, con el paso de las semanas, meses o años, podrás comparar todo tu progreso con respecto al punto de partida. Además, existe un factor muy importante, pero desconocido hasta ahora. La actividad física mejora las condiciones de nuestro corazón de forma casi inmediata. Si tomamos en cuenta la cantidad de personas que sufren y han muerto por enfermedades cardíacas a nivel mundial, esta es una información sumamente importante. Razón más que suficiente para empezar a ejercitarnos con regularidad.

beneficios de la actividad fisicaBeneficios de la actividad física

Si bien es cierto que no vas a conseguir un cuerpo de atleta olímpico tan sólo con realizar alguna actividad física de forma moderada, ésta te traerá una serie de beneficios que te mantendrán saludable, motivado y con una actitud más positiva día a día. Por lo cual, no debes sentirte desmotivado y tener muy claros cuáles son tus objetivos.

5 principales beneficios de la actividad física

1. Beneficios a nivel físico

La primera mejoría que notarás con la práctica de cualquier actividad física es a nivel físico, naturalmente. Los sistemas más beneficios por dichas actividades son el circulatorio, óseo y muscular. Para empezar, lograrás reducir el colesterol, mejorar el funcionamiento de tu corazón, aumentar la densidad ósea y tonificación de los músculos. Claro está que estos beneficios dependerán en gran medida de la intensidad y el tipo de actividad física que practiques.

2. Beneficios a nivel emocional

El entrenamiento físico estimula la liberación de serotoninas, hormonas neurotransmisoras que te harán sentir mejor. Por tal motivo, lograrás reducir los niveles de estrés, despejar tu mente y, en consecuencia, sentirte más a gusto contigo mismo y de mejor ánimo.

3. Beneficios en las interacciones sociales

Al sentirte de mejor ánimo, la receptividad que puedas tener con respecto a otras personas que integran tu círculo social mejorará considerablemente. Además, tanto los deportes como las actividades físicas al aire libre pueden servir para crear nuevas interacciones con otras personas.

4. Beneficios en el desarrollo infantil

Son varios los beneficios de la actividad física en el desarrollo del ser humano. Sobre todo, en las etapas más tempranas. Estimula la participación de los niños con otras personas, especialmente con jóvenes de su misma edad. Mejora las capacidades sociales. Fortalece el desarrollo de las capacidades motrices y cognitivas. Y, también ayuda a controlar el sobrepeso infantil.

5. Beneficios para las personas de edades avanzadas

Los adultos mayores, a pesar de su edad, aún deberían mantener un cierto ritmo de actividad física. Claramente no con la misma intensidad que si se tratase de una persona joven. En estas edades se debe consultar con un especialista sobre los ejercicios y actividades que podrían realizar. Esto es especialmente recomendable para quienes sufren de problemas de hipertensión o diabetes, por ejemplo.

La actividad física y nuestro estilo de vida

El sedentarismo es uno de los principales responsables del brote de tantas enfermedades en las sociedades modernas. Es natural que ante el exceso de trabajo y con un ritmo de vida tan agitado, el tiempo libre con el que muchas personas cuentan sea bastante reducido. Pero, sin importar la edad, nunca es tarde para comenzar a ejercitarse. Los beneficios de la actividad física son importantes en cualquier fase del desarrollo del ser humano. Desde que somos niños hasta que hemos llegado a una edad avanzada. El ejercitarse debe ser una parte fundamental de nuestro día a día. Y, dependiendo de la edad, la intensidad de la actividad física puede variar, pero sin dejar nunca de realizarla.

Nunca es tarde para comenzar a ejercitarse.

No importa si te gusta correr, nadar, bailar, saltar la cuerda o realizar cualquier otra actividad física. Lo importante es que nunca dejes de moverte. Con el paso de los años, notarás que te encuentras en mejores condiciones de salud que muchos de tu misma edad, quienes han llevado un estilo de vida sedentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.