Beneficios de correr

Para muchos, correr es sólo algo que harían si no les queda de otra, o incluso, hay quienes piensan que es una actividad exclusivamente de niños y futbolistas. Nada más alejado de la realidad. Si tan sólo los que piensan así conociesen los verdaderos beneficios de correr, entonces serían los primeros en pararse de la silla y empezar a hacerlo. Correr es una actividad muy simple, pero con múltiples ventajas para tu organismo.

No tienes excusa para no hacerlo. Es un movimiento sencillo y natural, que puedes realizar sin la necesidad de equipos especiales. Tan sólo necesitas un buen calzado deportivo para amortiguar el impacto de las zancadas, una ropa cómoda y las ganas de hacerlo.

Uno de los beneficios de correr que va más allá de lo biológico, tiene que ver con las interacciones sociales. El salir a correr te brinda la oportunidad ideal para estar más en contacto con tus vecinos y demás personas que suelen frecuentar los mismos lugares que tú. Además, tomar aire fresco nunca le ha hecho daño a nadie.

beneficios de correrBeneficios de correr

Para quienes cuentan con poco tiempo y no pueden costearse un gimnasio pero sí desean mantenerse activos físicamente, el correr puede ser la solución ideal. No hace falta tener un cuerpo perfecto y musculado para estar sano y en buenas condiciones físicas. No lo olvides, esta actividad, por muy sencilla que parezca, te ayudará a mantenerte sano y en buenas condiciones físicas.

4 principales beneficios de correr

1. Perder peso

Si buscas perder peso, correr es una de las mejores opciones que hay. Éste es un ejercicio cardiovascular que pondrá en funcionamiento muchos músculos de tu cuerpo. Especialmente los músculos de las piernas, que son unos de los más grandes y por ende, queman más colorías. Lo más común es que las personas que deseen perder peso se enfoquen en la zona abdominal. Y, por consiguiente, en ejercicios enfocados en los grupos de músculos de dicha zona. Pero la realidad es que el cuerpo va eliminando la grasa en todo el cuerpo y no de forma localizada. Siendo la grasa de la zona abdominal la más difícil y la última que tarda en desaparecer.

2. Te ayuda a despejar la mente

Se ha comprobado que el trotar, o correr, estimula la liberación de serotonina en el cerebro. El cual, es un neurotransmisor responsable de esa agradable sensación de felicidad. Por tal motivo, correr al menos tres veces a la semana te servirá para reducir los niveles de estrés que es tan común, sobre todo en las ciudades muy agitadas.

3. Protege tus huesos

Actualmente, se sabe que los ejercicios de alta intensidad estimulan el fortalecimiento del sistema óseo, principalmente en el área donde se está ejerciendo la mayor presión. Esto se debe a que el cuerpo responde ante el estrés físico como una amenaza de la cual debe protegerse. Y qué mejor forma que reforzando los sistemas más afectados. Esta misma lógica es la que interviene en la creación de músculo, donde las fibras que conforman a la masa magra se rompen por la presión ejercida y luego, al recuperarse, crecen. El correr estimula diferentes partes del cuerpo, especialmente los huesos de las piernas.

4. Protege tu corazón

Al tratarse de una actividad cardiovascular intensa, el correr te servirá para mantener un sistema circulatorio más sano, sin colesterol pegado a tus arterias. Lo que reduce significativamente las probabilidades de sufrir un infarto o padecer alguna otra dolencia parecida. Sin embargo, si apenas estás empezando a correr, lo mejor sería que empieces poco a poco, caminando y trotando, hasta que tu cuerpo se haya aclimatado.

Nunca dejes de correr

Es entendible que, para muchas personas, debido a su ritmo de vida, se les haga casi imposible tomarse un tiempo para salir a trotar o correr. Pero, si tomamos en cuenta los beneficios de correr, vale la pena hacer el esfuerzo. Tampoco es necesario hacerlo todos los días. Además, lo mejor sería que, si puedes, salgas a correr acompañado de otras personas. De esa forma, encontrarás la motivación suficiente para continuar haciéndolo una y otra vez. De manera tal que lo veas como un pasatiempo y no como una obligación.

Corre rápido o lento, pero nunca dejes de correr.

El sedentarismo y unos malos hábitos alimenticios son los peores enemigos de millones de personas en el mundo. Este estilo de vida es el que ha causado miles de muertes por infartos, diabetes y demás enfermedades que podrías combatir simplemente con tomarte un par de horas a la semana para ir a correr o al menos caminar. Los mayores beneficios de correr, trotar o caminar son acumulativos y, por ende, no nos percatamos de ellos sino con el paso del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.